Acuérdate de mí en tu Reino

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Enviar por correo Imprimir
ORACIÓN AL BUEN LADRÓN

¿Quién es este buen ladrón?

Los evangelios no nos dicen mucho sobre él, excepto que fue un ladrón condenado a muerte por los romanos y crucificado con Jesús.

Cuando llegaron al lugar llamado: La Calavera (o Calvario), allí crucificaron a Jesús, con los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. (…) Uno de los malhechores que colgaba de la cruz lo insultó: “¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros también! Pero el otro le reprochó con dureza: “¡Así que no temes a Dios!” ¡Sin embargo, tú también eres un condenado! Y luego, para nosotros, está bien: después de lo que hemos hecho, obtenemos lo que nos merecemos. Pero Él no hizo nada malo. “ Y él dijo:” Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a tu reino “. Jesús le dijo: “En verdad te digo: hoy, conmigo, estarás en el Paraíso. »(Lc 23, 33, 39-43). “

La tradición ha conservado el nombre de los dos ladrones: Gestas para los malos y Dimas, que podría significar “el que tiene corazón”, para los buenos.

ORACIÓN AL BUEN LADRÓN
Tarjeta de oración buen ladrón, disponible en el Santuario de Nuestra Señora de Montligeon

Un ejemplo de confianza, un testimonio de misericordia

En el momento de la crucifixión, al principio, el buen ladrón insultó a Cristo al igual que los fariseos y Gestas. Pero poco a poco, iluminado por una gracia interior, quedó impresionado por la paciencia del Salvador, y la primera palabra de Cristo en la cruz – “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” – fue como un golpe de estado de gracia que llevó a Dimas a este acto de fe en el que reconoció a Cristo como el Hijo de Dios.

En las palabras del buen ladrón se manifiesta la intensidad de su arrepentimiento y la profundidad de su fe: reconoce la justicia de Dios, expresa su caridad fraterna animando a Gestas a acoger su justo destino, imita al Salvador apoyando con paciencia los sufrimientos, eleva al cielo una oración humilde y confiada.

El buen ladrón es ejemplo de arrepentimiento. Con disgusto, se aparta de los errores de su vida pasada y reconoce su pecado, pero también su amor por Cristo. Acepta los sufrimientos de la crucifixión y los tormentos de la muerte. Dimas es la prueba viviente del poder de la Sangre de Cristo y de la infinita misericordia de Dios.

También es un ejemplo de confianza: humildemente, lleno de esperanza y fe, pide al Señor lo acoja en su Reino. Su oración penetra hasta el Corazón de Jesús. Luego recibe una mirada de ternura de Cristo. Así es como el Ladrón encuentra su camino hacia el Padre y se convierte en el primer ser canonizado.

Confiemos a nuestros muertos diciendo: “Jesús, recuerda…”.

San Dimas hoy

En la Iglesia occidental, San Dimas se celebra el 25 de marzo y es considerado el protector de los condenados a muerte, el intercesor de los pobres pecadores y las conversiones difíciles, el modelo para vivir una confesión sincera, el patrón de la muerte. La Iglesia de Oriente, así como algunas diócesis de Francia como la de Séez (61), lo celebran el 12 de octubre.

La Capilla del Buen Ladrón

La estatua y el altar son obra de Michel Laude. Fueron ofrecidos en 2011 por la Fraternidad de Prisiones ‘el Buen Ladrón’ que está asociada con la oración del Santuario por las almas abandonadas en el Purgatorio. Los internos fallecidos son parte de ellos.

La vidriera de Santa Mónica

La vidriera representa a Santa Mónica que recomienda a su hijo San Agustín, en su lecho de muerte: “No me importa dónde esté enterrada, pero acuérdate de mí en el altar del Señor”. La oración de santa Mónica por la conversión de su hijo da frutos más allá de sus esperanzas. Convertido, sacerdote y luego obispo, san Agustín intercederá en lo sucesivo por su madre ofreciendo el sacrificio de la Misa. A través del ofrecimiento de la Misa, el alma de Santa Mónica asciende al cielo gloriosa. La solidaridad familiar pasa por la muerte.

Dios de poder y misericordia, tú que justificas a los pecadores, te suplicamos humildemente: a través de la mirada amorosa de tu Hijo que atrajo al buen ladrón, llámanos a la verdadera penitencia y danos esta gloria eterna de la que luego recibió la promesa. A través de Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Oración al buen Ladrón
“Acuérdate de mí en tu reino”. Oración al buen Ladrón.

Rezar junto a del buen Ladrón en Montligeon

Puede descargar nuestro librito de 4 páginas para acompañar su oración al buen Ladrón.

Suscríbete al newsletter
X
X