Oración a Nuestra Señora de Montligeon

6 julio 2017

Notre-Dame Libératrice
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Enviar por correo Imprimer

Señora Nuestra Liberadora

Señora Nuestra Liberadora,
Ten piedad de todos los difuntos, nuestros hermanos,
Especialmente de aquellos más necesitados
De la misericordia de Dios.

Intercede por todos los que han muerto,
A fin de que se complete en ellos
La obra del Amor que purifica.
Que nuestra oración, unida a la de toda la Iglesia,
Consiga para ellos la alegría que supera todo deseo
Y que lleve el consuelo y la paz
A nuestros hermanos sometidos a la prueba de la espera,
Sobre todo los más necesitados y olvidados.
Madre de la Iglesia, ayúdanos, peregrinos por el mundo,
A conseguir nuestra propia liberación interior
Y a avanzar cada día que pasa
En nuestro caminar hacia la Resurrección.
Cúranos de toda herida del corazón y del alma,
Haz de cada uno de nosotros un testigo de lo Invisible,
Con la vida orientada hacia aquellos bienes
Que todavía no podemos ver.
Haz de cada uno de nosotros un apóstol de la Esperanza,
Siempre vigilante, siempre dispuesto.

Refugio de los pecadores y Reina de todos los Santos,
Reúnenos a todos un día para la Pascua eterna
En la Casa del Padre, por Jesucristo, nuestro Señor.
¡Amén!

Nuestra Señora de Montligeon, ruega por nuestros difuntos.

Notre-Dame Libératrice
Señora Nuestra Liberadora

Inscribir a un familiar en la misa perpetua de la Fraternité Notre-Dame de Montligeon

Únase a un grupo de oración
de la Fraternité Notre-Dame de Montligeon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más leer artículos

To see also

Inscription à
la fraternité

>

Seguir leyendo

Qu'est-ce que le ciel ?

Qu’est-ce que le ciel ?

Qu’est-ce que le ciel ? Pouvons-nous l’imaginer ou du moins tenter de l’approcher ? Explications de don Paul Denizot pour l’appli YouPray.

Lire l'article
Définition de l'enfer

Che cos’è l’inferno?

L’inferno esiste, dice la Chiesa cattolica, perché è il libero rifiuto dell’amore di Dio. È uno stato di solitudine assoluta in cui i dannati subiscono due tipi di punizione: il dolore del dannato e il dolore del senso. Per don Paul Denizot, l’esistenza dell’inferno è […]

Lire l'article
Suscríbete al newsletter